lunes, 9 de junio de 2008

¿Nos determina la sociedad en lo que somos?

Para poder profundizar en esta pregunta es necesario tener claros algunos términos que la componen. Para ello tomaremos los principales:

  • Determinar: Decidir/ Hacer que alguien tome una decisión/ Establecer o fijar/ Ser la causa de que algo ocurra o de que alguien se comporte de manera determinada.
  • Sociedad: Conjunto de personas que conviven de manera organizada y se relacionan entres sí.
  • Ser: Esencia o naturaleza/ Haber o existir/ Tener principio, origen o naturaleza, hablando de los lugares o países.

Yo creo que la sociedad nos determina, ya que, todos los ámbitos de nuestra vida están marcados por las tendencias y la moda. Automáticamente todas aquellas personas que no siguen esos cánones marcados son desplazadas por el conjunto de personas que forman la sociedad.

Por ejemplo, a la hora de vestir, tomo este ejemplo ya que es el que más se repite y uno en los que más destaca la manipulación, en todas las tiendas hay el mismo estilo de ropa, tan solo se suelen diferenciar un poco en el modelo y en los colores, por lo tanto acabamos todos vestidos igual, tan solo hay un par de tiendas que venden algo diferente, y son difíciles de encontrar. Todas aquellas personas que deciden seguir sus propios gustos y no dejarse guiar por la moda y la multitud son apartadas del “conjunto de monos amaestrados” que forman la sociedad.

Por lo contrario hay personas que piensan que la sociedad no nos determina, ya que cada uno es libre de tomar sus propias decisiones y no dejarse manipular ni coaccionar por los demás. Lo cual, en mi opinión tiene sentido, pero no estoy de acuerdo y estos argumentos no me convencen, ya que hay que tener en cuenta que los seres humanos necesitamos relacionarnos y sentir que somos aceptados por los demás y no quedarnos desplazados ni sentirnos solos.

Además depende del tipo de sociedad en la que nazcamos determina muchas cosas más que la moda, ya que influye en nuestras costumbres, ideología, creencias, etc… Por ejemplo, en “Ébano”, una obra de Ryszard Kapuściński, se habla, en muchos casos, de las grandes diferencias que hay entre el tipo de sociedad que hay en Europa y en África. Uno de los ejemplos que narraba que más me llamo la atención, fue cuando cuenta como, cualquier habitante de un país africano, puede sentarse, tranquilamente, durante horas en un autobús hasta que esté lleno y comience su camino, y hace el paralelismo con un habitante de cualquier país europeo, que si sube a un autobús y a los cinco minutos de haber tomado asiento, no ha arrancado se pone nervioso y comienza a protestar. Me llamo la atención la gran diferencia que hay entre dos continentes que no están tan y tan alejados, como unos creen que son dueños del tiempo y otros esclavos de él.

Por todo ello, creo que el tipo de sociedad en el que vivimos nos determina, ya que, aunque no queramos pertenecer a ese “conjunto de monos amaestrados”, nuestra naturaleza nos acaba llevando a hacer todo lo posible para formar parte de un colectivo, en este caso de la sociedad, ya que somos seres humanos que necesitan relacionarse.

domingo, 18 de mayo de 2008

sábado, 17 de mayo de 2008

Musical IES Llombai: FAMA

video


Gracias a Jas! por el vídeo.

domingo, 11 de mayo de 2008

Poder y miedo

Antes de profundizar en este tema es necesario que conozcamos el significado de ambos términos. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua estos significan:

  • Poder: Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo.
  • Miedo: Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario / Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea.

Ahora que ya conocemos sus significados podremos profundizar más en su análisis. Yo me pregunto ¿las personas debemos tener miedo a aquellas que tienen poder?

Yo pienso que no, ya que todo todas las personas somos iguales. El hecho, de que ciertas personas, tengan más dominio sobre algunas cosas, no significan que sean mejores que los demás y aún menos que puedan manipular a aquellas que no tienen ese poder.

Tal vez mucha gente no este de acuerdo conmigo, ya que hay muchos que piensan que el hecho de tener poder hacer mejor a aquellas que lo poseen y que les debemos temer porque con sus influencias o con su dominio sobre algo nos pueden afectar.

Pero como ya he dicho, yo creo que no les debemos temer, ya que todas somos iguales fisiológicamente y no hay nadie superior a nadie, que acaso no son personas como nosotros, que necesitan alimentarse, descansar, etc... No se distinguen en nada de los demás seres humanos, no son inmortales ni nada por el estilo.

Así que, para finalizar, solo diré una cosa, hay recordar dos cosas siempre: si alguien tiene poder es porque nosotros se lo hemos dado, de manera directa o indirecta, y que ya que nosotros se lo hemos dado también somos capaces de quitárselo.

lunes, 14 de abril de 2008

¿Somos realmente libres?

Antes de responder a esta pregunta es necesario conocer el significado de la palabra libertad. Según la Real Academia Española de la Lengua (RAE) es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

Según esto la libertad es una facultad natural, lo que quiere decir que nos pertenece desde el nacimiento hasta la muerte y que todo el mundo la tiene, pero ¿realmente la poseemos en la actualidad?. Actualmente tenemos millones de cosas donde elegir, en todos los aspectos y ámbitos, pero ¿ejercemos nuestra libertad para llevar a cabo esas elecciones? O ¿estamos coaccionados por algo?

Sobre este tema hay miles de puntos de vista, y es algo que tiene cierto interés. Desde la idea reina por excelencia, durante el despotismo ilustrado: “Todo por el pueblo pero sin el pueblohasta Ramón de Campoamor con: “La libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe” y pasando por Voltaire con su: “Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo”. Miles de filósofos, pensadores, escritores, etc... han reflexionado y escrito sobre este tema y casi todos han llegado a la misma conclusión, no existe la libertad.

En mi opinión, no creo que exista una libertad completa, siempre estamos dirigidos por algo, ya bien sea la moda a la hora de vestir, la sociedad o los medios de comunicación a la hora de pensar o actuar de determinada manera, nuestros seres queridos a la hora de tomar ciertas decisiones, etc... Ciertamente somos libres, pero no en el significado total de la palabra, ya que en la gran mayoría de casos nosotros estamos manipulados. Tomamos las decisiones que nos “obligan” a tomar, ya que nos “bombardean” de tal manera con anuncios, propagandas, noticias tergiversadas, etc... que al final de todo tomamos las decisiones creyendo que es lo que realmente queremos, cuando en realidad es lo que nos han dicho que debemos querer.

Todas las frases anteriores demuestran que el ser humano nunca ha sido realmente libre, de una u otra manera se le ha ido manipulando, cada vez las tácticas son más sutiles, más desarrolladas, se utilizan más medios. Pero la realidad es que el ser humano esta tan acostumbrado a que lo manipulen desde que nace que ya no se da ni cuenta, es más en un fragmento de “Filosofía de la historia” de Kant se habla de que, en la Ilustración, se pretendía dar libertad al hombre para que pudiera pensar por sí mismo, para que no tuviera que depender de otros, es más su lema era: “Sapere aude” (“Ten el valor de usar tu propia razón”). Pero el hombre ya estaba tan acostumbrado a que le dijeran que es lo que tenia que hacer en todo momento, que le resultaba hasta molesto tomar sus propias decisiones, “No me hace falta pensar: ya habrán otros que hagan en mi nombre tan fastidiosa tarea”, esa era la ideología en la época. Cabe destacar que la gran mayoría de personas no poseían unos estudios básicos, por lo que era fácil que las personas con algunos estudios las manipularan a su antojo, pero en la actualidad prácticamente todo el mundo tiene unos conocimientos básicos, y esa manipulación sigue existiendo, no de manera tan exagerada pero existe. Y mi pregunta es, ¿esto es debido a que cada vez las tácticas de manipulación son mejores? O ¿es que a caso nos hemos acostumbrado a que nos manipulen?.